Amamantar sorprende

No creo ser la única que opine que amamantar sorprende, si no, la gente no se quedaría mirando y pasaríamos desapercibidas.

Hace unos días estaba en un bar con mi hermano y mientras charlábamos acomodé a mi hija para que pudiera lactar. Para mi es algo tan normal que no le doy la más mínima importancia. Cuando ya nos íbamos me paró una señora. Era mayor pero tampoco demasiado. Lo que me sorprendió fue que dijo: "Perdona que te moleste, sólo quería darte la enhorabuena por darle el pecho a tu niña". 

¿Tanto nos hemos acostumbrado a ver biberones que lo fuera de lo corriente es el pecho? Me agradó mucho que me diera la enhorabuena pero a la vez me hizo pensar en este tema. Si fuera normal ver a una mamá en cualquier lugar amamantando nadie diría nada, ni a favor ni en contra. De todas formas, no es la primera vez que se me acerca alguien mayor y me dice que qué bien come, o qué a gusto está. Claro, es que esas personas si han vivido la lactancia como algo normal.

Pero después de muchos años y a fuerza de anuncios que exaltaban las virtudes del sucedáneo de bote la cultura de la teta se ha perdido. Algunas mamás cuando dan el pecho en público soportan miradas e incluso comentarios despectivos, y todo es porque la incultura del biberón nos ha hecho mucho daño. Alguna vez, mientras doy el pecho en público, me pongo a observar a las personas que pasan a mi alrededor, y es cierto que son muchos los que miran. Algunas caras de sorpresa que se convierten en una sonrisa y otras de desconcierto que se transforman en un ceño arrugado. A mi me da igual, la verdad, pero me resulta curioso.

Yo por mi parte tengo toda la intención de amamantar a mi hija en cualquier parte, igual que hice con mi hijo. A ver si a fuerza de ver lo mismo una y otra vez conseguimos que amamantar vuelva a ser normal y natural.

Cristina Prieto

Madre loca e inquieta a la que le encanta escribir y compartir las experiencias y vivencias que me ha traído este desbordante mundo de la maternidad. Mi máxima: EL HUMOR. Porque con humor se vive y se aprende mejor.

1 comentario:

  1. Cuanta razón, a mi me ha pasado también alguna vez y no deja de sorprenderme.

    ResponderEliminar