El destete que me marcó

Aunque para mí es duro hablar de esto, me gustaría dejar reflejados mis sentimientos y así liberar parte de mi carga. Cuando mi hijo vino al mundo tuve claro que le daría pecho hasta que él quisiera, y no quitárselo de la noche a la mañana por un cúmulo de circunstancias.

Adri sólo tenía 9 meses cuando supe que estaba embarazada de nuevo. Al pedir cita con mi gine le comenté a la enfermera el tema del pecho y me dijo que recomendaban dejarlo para evitar complicaciones. "Vale, vale", dije yo con la boca pequeña. En ese momento tenía claro que quería lactancia en tandem. Pero no siempre salen las cosas como queremos, ¿verdad? Hoy hace un año que empecé a manchar y me fui a urgencias. Venían gemelos y había perdido a uno de ellos. Ni por asomo hubiera podido imaginarme algo así. Estaba en shock. Al salir de urgencias llamé a mi gine (en el que tengo ciega fe) y me pidió que fuera a verle y así me mandaba reposo. Cuando llegué a consulta me pidió por favor que dejara de amamantar a Adrián, que había estudios recientes que indicaban que las contracciones producidas en el útero por la lactancia aumentaban el riesgo de aborto espontáneo.

Y así me fui a mi casa, con una oleada de pensamientos contradictorios y sentimientos de culpa que un año después me siguen persiguiendo. ¿Había perdido a mi bebé por no haber hecho caso a la enfermera? ¿Hubiera pasado lo mismo si hubiera destetado a Adrián? ¿Le quito el pecho a mi hijo de golpe? ¿O no se lo quito? 

Súmale al cómo te sientes tú el cómo te hacen sentir los demás. Cuando conté a la familia que me había vuelto a quedar embarazada todo eran reproches: ¿tan pronto?, pobrecito el niño, que lo vas a hacer mayor de golpe, que era el rey y ya no lo va a ser..... Ahora cuéntales que era un embarazo gemelar y que has perdido uno: que qué ibas a hacer con tres bebés, que te hubiera vuelto loca, que más vale así....

Pues no sé si me hubiera vuelto más loca o menos. Lo que sé es que el duelo me lo tuve que tragar ante tal falta de empatía y lo que sé es que cuando me acosté con mi hijo aquella noche fuí incapaz de negarle su teta. Ni a la siguiente. Ni a la otra. Al cuarto día empecé a sangrar otra vez y con el miedo bien arraigado y temiendo perder al bebé que aún me quedaba dentro esa noche me fuí con mi hijo a la cama bien tapada para que no se pudiera quedar dormido a mi pecho como había hecho hasta entonces. Sólo 11 meses de lactancia. Se habían venido abajo mis castillos en el aire. Espero que algún día mi niño comprenda por qué le quité aquello que tanto le gustaba y me perdone.

Erika acaba de cumplir 5 meses. Ya no me planteo un tiempo determinado con nuestra lactancia. Durará lo que tenga que durar.



Cristina Prieto

Madre loca e inquieta a la que le encanta escribir y compartir las experiencias y vivencias que me ha traído este desbordante mundo de la maternidad. Mi máxima: EL HUMOR. Porque con humor se vive y se aprende mejor.

4 comentarios:

  1. Yo de verdad alucino con lo metomentodo que es la gente.. ¿Cómo le pueden decir esas cosas a una embarazada? Y más a una que acaba de perder un bebé. ¿Pero por qué no se callan esa bocaza?
    No fue culpa tuya en absoluto, no te sientas culpable. Bueno este post es antiguo, supongo que ya no te sientes mal, no sé..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. uf nena, ni me acordaba de esta entrada... qué llorera me ha dado jajajaja
      Lo cierto es que no lo asimilo, para qué voy a mentir. Absolutamente todos los días pienso en el bebé que perdí y hasta hace 4 días, como aquel que dice, rabiaba por haberle quitado a mi niño su teta.
      Supongo que estas cosas las cura el tiempo, no sé

      Eliminar
  2. Nunca sabes, quizá tenga que ver con algo más que con el amamantar porque si no, ¿por qué algunas mujeres siguen amamantando tan tranquilamente y otras no? ¿Puede tener que ver con la edad del bebé que aún está mamando? Son preguntas que me hago.

    No te fustigues, todos son tus hijos, uno prefirió irse. Quizá, si no hubiera sido así, Erika no hubiera nacido. ¿Quién sabe? Pueden pasar mil cosas.

    En cuanto a la gente, ya sabes que siempre opina hasta el apuntador, y que desde la barrera los toros se ven muy bonitos. ¡Nos toca aguantas eso a las madres, incluso de otras madres!

    Tienes guardado a ese gemelo en tu corazón, pero seguramente él (o ella) querría que fueras feliz, así que disfrútalo en tus otros hijos, libre :)

    Oye, unamaternidaddiferente.com tuvo también una pérdida dolorosa. ¿Por qué no te pones en contacto con ella? Tiene una entrada en su blog sobre ello. Yo la conozco en persona (aunque no mucho) y es muy maja. Quizá te ayude también conocer su experiencia.

    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, sigue siendo muy duro y no lo supero. De momento no me sale el ir a buscar a otras personas que hayan pasado por lo mismo, sino al revés, cuando leo algo de pérdidas dejo de leer. Aún duele mucho.

      Eliminar