Lavados nasales

Entre que es época de resfriados y que este año el mayor ha empezado la guarde... los mocos son una fiesta continua en casa. Y por mucho que los limpies, suenes o saques la varita mágica aparecen más y más.

Con mi hijo mayor ya el año pasado probé varias formas de lavado nasal, jeringuilla con suero, suero en monodosis, aspirador nasal.... No hay una fórmula milagrosa que los elimine y cada mamá y cada pediatra tiene sus costumbres y cada uno usa lo que le es cómodo y le viene bien.

En mi caso particular tiendo a descartar el uso del "jeringuillazo" porque a mi hijo mayor, que fué mi conejillo de indias, le hice un día una pequeña herida mientras le hacía un lavado. Se movió y le raspó el interior de la nariz. Tampoco soy amiga del aspirador nasal por lo mismo, y la pediatra y la enfermera de pediatría de nuestro centro de salud lo desaconsejan. El motivo es que un aspirado leve no es efectivo, y un aspirado fuerte puede dañar las mucosas del bebé, y como realmente no controlas la fuerza que haces, pues yo creo que es mejor no arriesgar. He ido batallando con el suero en monodosis y hasta la fecha pensaba que iba bien porque veía salir los moquetes aunque a veces había que usar más de un vial para que salieran.

Ya hace días que la enfermera de pediatría me había hablado de un suero en tamaño mucho más grande que un vial monodosis, pero como no era fácil de encontrar pues lo dejé pasar. Pero los mocos de esta casa se estaban desmadrando así que había llegado el momento de buscar alternativas, así que fui a la farmacia donde sabía que iban a tener y lo compré.

Como veis es un vial de 100 ml y la boquilla tiene un diámetro justo para taponar el orificio nasal sin penetrar, con lo que no hay riesgo de hacer heridas. El sistema es el mismo que para cualquier lavado. Tumbamos al niño de lado, sujetamos la cabecita para que no se mueva y aplicamos en el orificio nasal que queda arriba para que mocos y suero salgan por el orificio que queda debajo y evitar que se desplacen a los oidos. Nada que ver con un vial monodosis o una jeringuilla. Lo que vi salir con el "chufletazo" nunca lo hubiera imaginado. Arrastra de una sola vez absolutamente todo. Para mi ha sido un gran descubimiento aunque hay que decir que es caro para lo que es, ya que vale 3 euros. La solución es muy simple, una sola compra para quedarnos con el botecito y se rellena en casa de un bote de litro de suero.

Os animo a probarlo y a que me digáis qué os parece.

Cristina Prieto

Madre loca e inquieta a la que le encanta escribir y compartir las experiencias y vivencias que me ha traído este desbordante mundo de la maternidad. Mi máxima: EL HUMOR. Porque con humor se vive y se aprende mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario