Parto medicalizado y muy humano

Tenía pendiente este post hace mucho tiempo y el hecho de que la semana pasada mi peque cumpliera 3 añitos me ha hecho recordarlo. Últimamente todo lo que se lee en la red es sobre partos naturales en casa, sin epidural, como aquel que dice sin un grito, acompañadas por doulas, partos en bañeras, etc. Vamos, no voy a mentir, a mí me queda la sensación de que una mujer que pare en un hospital es menos mujer que esas otras. Yo creo que un parto medicalizado también puede ser una vivencia preciosa cuando el equipo médico pone de su parte.

Bueno, pues yo tenía muy claro que para parir quería a mi ginecólogo. No uno cualquiera que estuviera de guardia. No. Yo quería al mío, en quien siempre he tenido ciega fe y todo lo demás me sobraba. Sabia decisión como pude comprobar más tarde.

Sabía que con él pocas opciones tenía sobre posturas y demás. Lo único que tenía hablado con él era que yo no quería epidural, a lo que él no solo no puso ninguna objeción sino que me animaba. Eso sí, con el anestesista al lado para un caso de emergencia. Pues oye, genial, más tranquilidad para mí.

Ya os conté cómo fue mi último día de no madre y lo bien que llevó mi cuerpo el trabajo de parto. Pero una vez en paritorio todo fue de mal en peor.

Nada más bajar me pusieron la epidural, que gracias a Dios hice caso a mi matrona y a mi marido. No fue fácil ponérmela porque el niño ya empujaba y no me daba tregua entre contracción y contracción. Una vez tumbada en la camilla, muy rápido todo, me ayudaron con los pujos, animándome y diciéndome lo bien que iba. 

De pronto algo iba mal. El niño no salía por más que yo empujaba. Mi ginecólogo no tuvo más narices que hacer una episiotomía. Ni por esas. Mi querido hijo venía ya guerrero. Se había empeñado en sacar la cabeza, el brazo hacia arriba y el cordón todo de vez y se quedó atascado en el canal de parto. La maquinita anunciaba que había actuar y por un momento se hizo el silencio en el paritorio. Silencio que rompí enseguida.

- Javier, ocúpate de sacar al niño y que esté bien. A mí que me den por culo.

Literal, con estas mismas palabras y como si lo acabara de vivir ahora mismo lo recuerdo.

Mi gine cogió los forceps y se dispuso a sacarlo. Y lo sacó. Lo cogió la matrona. Pero aún había más. Tanto mi ginecólogo como la matrona se habían quedado mudos mirándome las entrañas. Recuerdo la cara de horror de la matrona mientras sostenía a mi hijo. Mucha tensión, y esta vez fue el anestesista quien la rompió gritando:

- ¡Pero mueve al niño!

parto con forceps




El niño rompió a llorar y con él mi marido. Yo solté el aire que se me había quedado atascado en los pulmones. El niño estaba bien y eso era lo que importaba.

La máquina infernal que me controlaba a mí cada vez pitaba más deprisa, a pesar de todo, enseguida me dieron al niño y me lo puse al pecho, al que se agarró con ganas succionando con una fuerza que me parecía increíble. Al poco me preguntaron si se lo podían llevar un momento para pesarlo y ver sus constantes. Sin problema.

Y la maldita maquinita seguía pitando sin cesar mientras mi ginecólogo trabajaba por ahí abajo con cara de angustia.

- Javier, me estoy mareando.
- Normal, hija mía, normal.

El niño nació a las 23:25 y las 00:20 el ginecólogo acabó de coser. Me había desgarrado por dentro, por fuera, por arriba y por abajo. Además, al estar operada repetidamente de un abceso perianal tenía la piel tan frágil que se le soltaban los puntos una y otra vez. Nunca le había pasado nada parecido y estaba horrorizado.

Solo voy a decir que cuando subí a planta, ya estable, mi tensión era de 7-3. Así que no sé a cuánto se me pudo ir en paritorio.

Tenía razón en querer a mi gine a mi lado. Si no hubiera sido por él mi hijo no hubiera nacido. Así que solo puedo dar gracias por sus palabras de aliento, por sus besos y abrazos y por todo el cariño con el que trajo a mi niño al mundo.

Gracias Javier


Cristina Prieto

Madre loca e inquieta a la que le encanta escribir y compartir las experiencias y vivencias que me ha traído este desbordante mundo de la maternidad. Mi máxima: EL HUMOR. Porque con humor se vive y se aprende mejor.

32 comentarios:

  1. Jo vaya parto movidito! A mi lo que me asustaba era el no saber, la improvisación de la naturaleza.. pero no se puede saber a ciencia cierta cómo irá un parto! Menos mal que tenías al gine ahí a tu lado... ¿La de la foto eres tu? ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que nunca se sabe... mira yo lo bien que iba y cómo acabó todo.
      Y sí, la foto es mía jajajaja si no no hubiera puesto Pequeñas Personitas ;)
      Besotes

      Eliminar
  2. Ay, me he emocionado.
    Me alegra que al final todo fuera bien y esteis los dos aquí...
    Jos ya lloro.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lloressssss, si al final todo salió bien y tengo un precioso terremoto!!!!
      Muaksss

      Eliminar
  3. Ayyy estas historias siempre me hacen llorar!!! y tu post me ha hecho reflexionar mucho sobre que quizá no debiera quejarme tanto de mi parto y verlo desde la perspectiva que lo ves tú...un parto siempre puede ser bonito y emocionante!!! La historia es impresionante y las fotografías aun más, sobre todo esta última...que belleza de niño!!!

    Besosssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jooo otra con la lagrimilla... pero que no tenéis que llorar! ¿Tú tampoco tuviste un parto fácil? Yo creo que siempre se puede sacar algo positivo de cada vivencia, así que ya estás buscando! ;)
      Besotesss

      Eliminar
  4. Buffff qué mal rato, pero menos mal que tu pequeño salió requetebién. A mi también me hicieron punto de cruz durante más de media hora, pero aún no me encuentro en condiciones de contar mi parto, la verdad es que no estoy nada contenta del trato en el hospital y recordarlo me duele un montón. En cuanto a la foto es estupenda, mi marido aún no se atreve a contarme lo que vio en el parto... y por supuesto no hicimos fotos (y no me arrepiento ¿eh?). Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Punto de cruz, encaje de bolillos... hay veces que pueden hasta inventar nuevas técnicas jajajaja.
      ¿No te trataron bien? Yo creo que si lo escribes soltarás lastre y te ayudará a superarlo, pero es mi opinión ;)
      Nosotros de este parto sólo tenemos 3 o 4 fotos y con móvil, como yo no pensaba que estaba de parto no cogimos nada, y me pena. Es un bonito recuerdo de todas formas
      Besotess

      Eliminar
  5. Una guerrera sin duda sos y tu bebe que tambien tenia su.parte de no poder sali .Gracias.a.Dios.estaba ahi nuestroa amigos.los doctores .felicidades a todo ese gran equipo Dios te bendiga .orgullosa mamá y ese hijo .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! la verdad es que no puedo estar más agradecida de tener a mi ginecólogo. Gracias a él estamos los dos aquí y sanos
      Besoss

      Eliminar
  6. Uffff..... Se me han saltado las lágrimas en ese, ocupate de sacar al niño...a mi que me den por culo! Que fuerte! Antes de nacer lo fuerte que nos hacen!!! Un beso enorme.....de los puntos y mi imaginación prefiero no decir naaaa 😰😣😧

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que por un hijo se da la vida!! Ya lo sabes tú, que eres más madre que yo! ;) Pero bueno, lo que cuenta es el final feliz
      Besotesss

      Eliminar
  7. Ufh momentos a tope...valiente por contarlo...yo tengo post pendiente pero no lo consigo,porque me abre heridas q quiero borrar...olé tu,por la FRASE jaja muy fan,y espero q te hayas recuperado stos años...gracias por contarnos tu historia
    Una Mamá en la Cocina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Izaya, te digo lo mismo que a Maricarmen, igual contarlo te hace aligerar el peso...
      Lo de recuperarme... me recuperé después del segundo parto jajajaja
      Besosss

      Eliminar
  8. Vaya siento que te pasara algo así. Es una suerte contar con buenos profesionales y tan humanos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no lo siento, la verdad, me hizo valorar muchas cosas y ver una faceta muy humana detrás de un grupo de profesionales
      Besosss

      Eliminar
  9. Yo creo que lo importante es que el parto sea respetado, es decir, que la decisión de la madre sea escuchada.

    Si tuviera la certeza al 200% de que todo saldría bien, como en casa en ningún lado. Pero como no es así, prefiero hospital y respetado (si quiero epidural y demás, genial, y si no quiero, también :) )

    Me ha gustado mucho el post :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es imposible saber cómo va a ir un parto, por mucha confianza que una tenga en su cuerpo y en la naturaleza. Yo también prefiero la seguridad de un equipo médico.
      Me alegra que te haya gustado ;)
      Besosss

      Eliminar
  10. Yo tb tuve episotomia con muchos puntos y sé lo que es...pero alegrémonos de pensar que está bien lo que bien acaba y que tenemos a nuestros hijos que son lo más especial e importante. Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro que sí!!! Lo importante es el final feliz y que ellos estén bien, lo demás todo lo cura el tiempo! ;)
      Besotesss

      Eliminar
  11. Guau!! Menudo parto, yo tuve episotomía también porque había que sacar al peque sí o sí y utilizaron ventosa. Pero la verdad es que tuve muy poquitos puntos. No me quiero ni imaginar tu postparto, pero la verdad es que todo merece la pena por tenerlos a nuestro lado...
    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El postparto... el postparto da para otro post... jajajaja qué horrorrr
      Pero como al final todo se ha arreglado lo dejamos en anécdota :)
      Besotessss

      Eliminar
  12. Se me han saltado hasta lagrimillas, de verdad al leer tu relato.
    Yo he tenido dos partos medicalizado, y sí, efectivamente dependiendo de con quién te toque, la experiencia cambia muchísimo. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenooo... pero que no hay que llorar! Hay que ver la parte buena y bonita, y bien está lo que bien acaba!
      Besossss

      Eliminar
  13. Chavala, nudo importante en la garganta al leer tu parto... ¡Olé, valiente!
    Mi parto también fue medicalizado, claro que el embarazo era medicalizado (heparina desde el positivo... después de dos abortos, los análisis arrojaron que para que cuajara un embarazo era lo que necesitaba). Y aunque mi ginecóloga no estuvo (también los ginecólogos se van de vacaciones al parecer), sí que lo dejó todo atado para que me trataran como tenían que tratar a una embarazada heparinizada... No quiso programarme parto alguno, a pesar de los constantes comentarios al respecto que me hacía la hematóloga que controlaba "mi sangre heparinizada"... de hecho fui inducida en la semana 41, porque decía "con heparina o sin heparina, lo mejor es que te pongas de parto tú sola... si cumples, ya lo vemos"... Y con un niño pequeño que sufría (meconio,bradicardia con las contracciones, taquicardias cuando éstas cesaban, aunque al parecer "recuperaba pronto"), la matrona (que resultó conocer a mi hermana, cosas de los vecindarios) sabiamente decidió llamar a la ginecóloga de guardia para cesárea casi urgente (lliteralmente me dijo "mira, Mara, estás de 3 cm, al ritmo que vas todavía te queda mucho parto... el niño está empezando a sufrir, si estuvieras de 8 cm esperaríamos, pero estando de 3 es una tontería esperar para después tener que salir corriendo igualmente a quirófano... si lo hacemos ahora nos vamos más tranquilas" a lo que claramente le dije "venga, Laura, llama a la ginecóloga")... Así que... yo que quería parto sin epidural y lo más natural posible, no pude ni tener un embarazo "natural"... pero el resultado cumple 3 años el 3 de diciembre :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía!! ¿Y tú me dices valiente?? Valiente eres tú!!
      A veces las cosas no vienen como queremos que vengan o como las tenemos idealizadas, pero lo importante es que al final todo salga bien y podamos disfrutar de los peques.
      Besotesss

      Eliminar
  14. Uff, menudo mal trago que pasásteis, qué sustaco! Pero estoy de acuerdo contigo en que un parto medicalizado puede ser precioso de todas fomras. En mi caso, no tuve para nada el parto que hubise querido y no negaré que tengo una espinita clavada, pero a pesar de todo, el recuerdo que tengo de ese momento es precioso...
    Tienes un niño precioso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que sí, hubo un momento de mucha tensión. Pero bueno... ya está.
      Jo, sois muchas las que tenéis esa cosilla con vuestro parto y da un poco de rabia. Creo que todas merecemos un parto feliz y a veces las circunstancias no acompañan :(
      Gracias por lo de precioso!!
      Besossss

      Eliminar
  15. ¡Ay! Sólo de leer el estropicio de tus bajos se me ha encogido todo. Pues mira, yo seré menos madre y menos mujer pero no se me ocurriría parir en casa ni loca. Porque aquí el papá de mi bichilla es un aprensivo de cuidado y no sobreviviría a esta naturalidad de parto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, esos Costillos valientes!!! Mi marido nunca ha tenido problemas en hacerme curas y ponerme cremas en donde yo no llego a ver ;) Pero claro, todo va en la persona
      Besossss

      Eliminar
  16. Madre mía Cris! Me has emocionado. Supongo que en ese momento una no es consciente de nada, sólo quiere ver a su pequeño y que esté bien. Yo como tú, mi gine a mi lado que para eso llevo toda la vida con él y ellos nos conocen como nadies. Un besazo preciosa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es, lo que una madre quiere es que su hijo esté bien y todo lo demás poco importa.
      Hay algunos gines, como el mío, que merecen un altar!!
      Besotess guapaa

      Eliminar