Legalizar el blog y no morir en el intento

Este pequeño blog nació ya hace casi 3 años y, aunque lejos de ser un megablog, ha ido creciendo progresivamente en visitas, seguidores y empresas que se interesan en hacer alguna colaboración.

En un principio simplemente escribía por una necesidad de plasmar cada etapa de mis retoños, como desahogo en momentos de locura y, en definitiva, plasmar mis vivencias y no olvidarlas nunca.

Poco a poco, según iba aumentando el número de lectores me llegaban correos o mensajes para que hablara de tal tema o tal otro. Sin problema, todo lo que sea ayudar por mí encantada. Y también llegó el día en que marcas y empresas se interesaban en que les dedicara unas líneas. Con alguna se podía hacer algo y con otras no. Ya sabéis que si algo no me gusta tuerzo el morro y para no escribir algo positivo pues mejor no escribir nada en según que ocasiones. El problema más gordo era cuando algún post podía ser remunerado... Factura? Eh... pues va a ser que no... no puedo hacer... Se me cerraban puertas que hubieran podido ser interesantes.

Hace un par de meses volvieron a venir ofertas de colaboraciones y dije, qué narices, voy a legalizar el blog. Total, yo autónoma ya soy, si solo será arreglar un papel en hacienda y ya está. JA!!

maternidad, blog, blogger, ser bloguera, legalizar un blog, ser autonomo
Fuente: Theorizing Reich
Soy autónoma y mi profesión es agente de seguros (admito clientes nuevos ;P) así que yo estoy exenta de iva. Pero dar de alta el epígrafe correspondiente al blog implicaba que tenía que darme de alta en el iva, obviamente porque las facturas llevan iva. Llamé por teléfono a hacienda y solo oía el eco a mi pregunta:

"Mire usted, soy autónoma y estoy dada de alta como agente de seguros, que es mi profesión pero tengo un pequeño blog y para aceptar colaboraciones necesitaría legalizar y normalizar la situación, a ver si usted me puede ayudar...". Repetí tantas veces esta explicación que me la he aprendido de carrerilla... me pasaban de un lado a otro, de un teléfono a otro para al final mandarme de forma presencial. 

Que no sabían si se podía hacer eso, me decían... o... ¿un bloc? ¿un blog? ¿eso de qué va? Santo Cristo, la penitencia que me espera...

Pedí cita en hacienda después de leer MUCHO sobre el tema y ver que en muchas webs decían que había que darse de alta en el epígrafe X (no lo voy a poner para no inducir a error). Directamente me fui a censo para dar de alta la actividad. Me fui de censo tal y como entré. Que no sabían cómo hacerlo, me decían. Que claro, estoy de alta en una actividad sin iva y quiero dar de alta otra con iva. Vamos a ver... si en hacienda no saben... ¿¿¿dónde busco yo??? Pues nada, seguiré informándome...

Llamé por teléfono a varias gestorías. "Si no quieres no hace falta que te des de alta, tu emite factura y ya luego, si eso, en la declaración anual lo regularizas". "Ehmm, pues no sabría qué decirte, ¿pero para qué quieres emitir facturas?" No sé... ¿para evitarme sanciones y que salga cara la jugada?

Me recomendaron ir a Fomento. Fui. Con cara de haba me miraron. Que me fuera a hacienda, que no sabían si era posible hacer lo que yo pretendía. No sé si alucinar o llorar o reír.

Vuelvo a pedir cita en hacienda. Esta vez en información. Gracias a todos los dioses del universo mientras iba de camino hablaba por whatsapp con mis dos ángeles de la guarda (véase: Sara de Mamis y bebés y Mónica de Con peques en Zgz). Gracias, gracias, ¡¡¡¡GRACIAS!!!!!! En información me explicaron todo, me pasaron el número de la cita a censo y me miraron el epígrafe, mal mirado porque resulta que el que me decían correspondía a empresas y mis ángeles me dijeron que era el 751. 

¡¡¡Por fin!!! Ya estaba legalizada para poder emitir facturas, poder hacer colaboraciones legales y poder rentabilizar el blog. Que la vida de autónoma es dura y unos eurillos extras vienen de perlas.

Pero podéis estar totalmente tranquilos, aceptaré colaboraciones (remuneradas o no) si considero que son interesantes, que os pueden gustar, que son fiables y, sobre todo, teniendo en cuenta que me gusta dormir bien por la noche. Nunca os voy a hablar de algo por mucho que paguen si a mi no me cuadra, no me gusta o no me encaja de ninguna manera. ¡PALABRITA!

Os he contado esto sobre todo para que veáis lo fácil que nos lo ponen todo a los autónomos, lo bien formados e informados que están en la aministración pública y el poco tiempo que nos hacen perder. Todo facilidades, oigan. Ahora bien, para llevarse el iva correspondiente ni una pega.

En unos días os hablaré de colaboraciones y de otros asuntos que seguro os interesan aunque solo sea a modo de cotilleo.

Ya sabéis que si no queréis perderos nada podéis seguirme en facebook y en twitter.

Cristina Prieto

Madre loca e inquieta a la que le encanta escribir y compartir las experiencias y vivencias que me ha traído este desbordante mundo de la maternidad. Mi máxima: EL HUMOR. Porque con humor se vive y se aprende mejor.

5 comentarios:

  1. Desde fuera se ve todo taaaan lindo, taaan fácil... y es un infierno el tema autonómos. Empezando por cuotas injustas factures lo que factures y siguiendo por la poca ayuda que te encuentras en los sitios oficiales, quizás porque como cambian tanto las leyes y normas que ni les da tiempo a saberlas, ni les informan. Pero para eso estamos, para ayudarnos entre nosotros, que sino... ufff

    ResponderEliminar
  2. Yo tb estoy en esas... depedida, me lio a legalizas mi blog y a iniciar otra actividad y santa madre del de arriba!!!! Esta semana espero que mi gestor haya visto la luz xq sino le estampo!!! Me ññevp tu post bajo el brazp d todos modos jajaj besos!!!

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la información! Ahora yo estoy en busca de la fórmula perfecta (legal) para facturar con un Vlog en YouTube :) Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Yo estoy dada de alta en dos actividades, una como programadora (con Iva) y otra como docente (sin Iva) y no me pusieron ninguna pega ni problema...

    ResponderEliminar
  5. Puf!! Me recuerda mi periplo para darme de alta. Menos mal que di con un hombre avispado que me ayudó muchísimo, porque di más vueltas que una peonza. Imagínate que la persona que me tenía que informar sobre el IVA me dijo: es mi primer día, así que no me preguntes mucho que ando algo perdida.
    También es verdad que no es igual en todas partes y hay gente muy competente.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar