Llega otra temporada de piscina y soy madre...

Ya ha llegado el calor y, como siempre, en mi ciudad ha llegado de golpe. Pasamos del abrigo al tirante y del tirante al abrigo sin darnos opción a una triste chaqueta. Y ya han abierto las piscinas, para regodeo y diversión del común de los mortales pero no el mío. Yo sufro la época piscinera.

Siempre he tenido muchos complejos y el hecho de ponerme en biquini nunca me ha hecho especial ilusión. Para que os hagáis una idea, hasta mi primer embarazo yo iba a la piscina para relajarme y echar unas partidas de cartas, de despelotarme nada de nada. Había días que ni siquiera llevaba ropa de baño de "por si acaso te da una neura y te dan ganas de bañarte".

maternidad, verano, piscinas, bañadores, biquinis, complejos
¿No tiene algo que disimule un poco más?

Durante mi primer embarazo sí me puse biquini y me bañaba en la piscina. Aún recuerdo aquel primer día que me miró mi suegro y dijo: "coño, me parece que es la primera vez que te veo en bañador". Correcto. Veréis... estaba embarazada... el estado oronda era normal y los complejos se minimizan. Y, de paso, decir que no es que yo tuviera calor. Qué va. Es que si salía del estado de ballena en remojo yo me creía morir asfixiada y lo único que salía por mi boca era un: "Costillo, llévame a un sitio con aire acondicionado YA, que me da algo".

Desde que soy madre pues... ejem... hago de tripas corazón y me baño con mis hijos y además me lo paso muy bien pero confieso que yo voy vestida hasta llegar casi al mismo borde de la piscina y solo me despeloto para meterme al agua. Así de rara soy y tantos complejos tengo.

maternidad, verano, piscinas, bañadores, biquinis, complejos
Foto de hace un par de años para que se vea que no miento. ¡Yo vestida!

Y este año... ay este año... que me da la risa. Está haciendo un calor de espanto y los niños requieren piscina así que yo ya no tenía excusas. Si hay que ir se va...

Me planto delante del espejo en mi casa. En pelotillas. ¿Pero esto qué es? Menudo despojillo...

  • Piel color blanco reflectante que ni la mejor casa de pinturas es capaz de imitar. Si me pongo un pantalón corto provoco un accidente de tráfico de lo que reflejo.
  • Pelos por doquier de los de "ahora en serio, mañana saco un hueco sí o sí para depilarme", y hasta la fecha...
  • Lorza barriguera que se extiende por los lados y alcanza toda la riñonada.
  • Unas carnes blaaandaass... ¡si parecen blandiblú!

Oioioioiiii ¿en serio yo me tengo que poner en biquini delante de otras personas? Válgame... Pero soy madre y tengo que apechugar. Si todas estas cosas son normales, ¿no? Quiero decir... quitando el "sin color" de mi piel porque debo de ser medio vampiro, me gustaría pensar que hay muchas más mujeres por el mundo que no se depilan porque son madres y no tienen tiempo. Que las lorzas, mollitas y demás acoples son normales aunque ya hace tiempo que estuvimos embarazadas. Que las carnes blandurrias son un recuerdo de mi maternidad (léase con voz dramática).

Me ha dado por intentar hacer memoria y creedme cuando os digo que no sé si yo he tenido cintura alguna vez. Ahora desde luego no la tengo.

Con la depilación he perdido hasta práctica. Ayer por la tarde, primer día de piscina para mí, después de haber gastado 2 cuchillas de afeitar (ya sabéis... soy madre... no tengo tiempo ni de esteticién ni salones ni cera en casa...) cuando llegué a la piscina y con la luz de un espléndido sol... una de dos: o me había depilado como el culo o habían vuelto a salir por generación espontánea. Madre, qué pena. Si mis hijos fueran más mayores seguro que se habrían dado cuenta y hubieran huído para evitarse el sonrojo.

Otra temporada de piscina ha llegado y yo soy madre. Con poco tiempo para mí, con muchos complejos y pocas ganas de enseñar mi triste cuerpo. Pero soy madre y no me quiero perder nada con mis hijos así que con mis pelos, mis lorzas, y mis carnecillas vibrantes al agua que me meto con mis hijos, que por ellos hago todos los sacrificios humanos del mundo ;)

Ya sabéis que si no queréis perderos nada podéis seguirme en facebook y en twitter.

Cristina Prieto

Madre loca e inquieta a la que le encanta escribir y compartir las experiencias y vivencias que me ha traído este desbordante mundo de la maternidad. Mi máxima: EL HUMOR. Porque con humor se vive y se aprende mejor.

4 comentarios:

  1. Ayyyy amiga! Te entiendo porque hoy ha empezado el primer día de piscina. Mi marido bajó primero con los niños mientras yo me quedé depilándome y de verdad que lo primero q pensé fue la distancia de la toalla a la ducha... Es en ese pasillo cuando noto mi vulnerabilidad.... Un rollo vamos, pero por supuesto.. Hay q hacerlo por nuestros peques q nos ven las más guapas del mundo ... Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una toalla a modo de toga queda divina hasta el borde de la piscina jajajajaja

      Eliminar
  2. Pues yo estoy de un blanco nuclear que asusta, gorda como una peonza, pero por tal de cambiar las tardes de parque por las de piscina ¡estoy deseando estrenarnos este fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo prefiero rebozarme en arena con el frescor del otoño, eh? dónde va a parar!!!

      Eliminar