Porqué decidí usar la copa menstrual cuando me diagnosticaron displasia cervical

Después de llevar ya unos meses usando la copa menstrual y de mis dos anécdotas iniciales (las tenéis aquí y aquí) algunas personas me preguntaban que por qué no desistía y me había emperrado en usar la copa menstrual a toda costa. Bueno, pues tengo que decir que no era solo una cuestión de orgullo y de cabezonería sino que había sumado un factor de salud.

Pero vamos a empezar por el principio de los tiempos o, más concretamente, de mis tiempos, así podréis entenderme mejor. La primera vez que tuve la menstruación fue al mes de cumplir los 10 años. No tenía ni idea de qué carajos era aquello porque nadie me había explicado nunca nada. Simplemente pensaba que era algo de mamás, no de mujeres y menos aún de niñas, Pero bueno, ahí estaba y mi madre salió del paso con un "hay que usar compresa y a partir de ahora cuando tengas relaciones con un hombre te puedes quedar embarazada". ¿PERDÓN???? Ya de mi trauma con esa frase y del pánico que me daba que un compañero de clase colgara su chaqueta junto a la mía da para otro post (podéis enviarme sugerencias de frases de padres con las que traumatizar a un hijo).

Pues eso, compresa va, compresa viene. Y como si de un barco se tratara aquello naufragaba. Qué bonito. El movimiento compresil en mis bragas de algodón de niña es algo que por mucho que quiera olvidar ahí está. Daba igual qué modelo de compresa eligiera: con alas, sin alas, de noche, doble compresa, con colchoneta hinchable... a mí aquello se me movía y no había ropa que no manchara. Y encima el escozor. Yo soy muy frágil y delicada y clavarme 5-6 días con aquello húmedo acababa con un escozor que lo único que me pedía mi cuerpecillo era un bidé con agüita fresca.

Hasta los 15-16 años este fue mi mes a mes. Han pasado casi 20 años así que digo yo que ahora serán maravillosas y estupendas pero no vuelvo a ellas ni loca. Etapa pasada, etapa superada. Luego llegó la era de los tampax, la liberación, el poder andar sin ir apretando las piernas para que no se moviera nada.

Desde entonces hasta bien entrados los 33 años los tampones era lo único que compraba. Es más, hasta hace unos años exclusivamente compraba la marca Tampax y en los últimos tiempos me pasé a la marca blanca porque el ahorro era importante. ¿Pero a qué precio? Por contarlo todo voy a decir que usaba los tampones del Mercadona y que no tenían nada que ver con la cara y popular marca Tampax. Nunca lo he comentado con nadie hasta ahora así que no sé si a otras mujeres les pasaba como a mí, y es que a la hora de retirlarlos, el tampón seguía más o menos con su forma inicial, aunque recogía el flujo no se abría como lo hacen los Tampax orginales, se quedaba como compacto. Incluso me costaba un poco sacarlo. No sé si en la foto podéis apreciar la diferencia. La marca Tampax (a la izquierda) se abre como por capas y el otro es un bloque rígido.

copa menstrual, tampones, displasia cervical, menstruacion, maternidad

El tema de que los tampones lleven químicos, blanqueantes y demás a mí me estaba pasando factura. Cada vez los aguantaba peor y en los últimos días de regla notaba que me quemaba por dentro. Si no tenía que salir de casa prefería no ponerme nada aunque manchara la ropa interior. Además de que el tema del hilillo colgante que se queda húmedo y que es un foco de infecciones al contacto con orina y demás tampoco me había convencido nunca.

Por todo esto ya llevaba tiempo investigando sobre las copas menstruales y el momento llegó cuando en la última revisión me diagnosticaron una displasia cervical. Hay muchos causantes para esta patología pero uno de ellos, y muy frecuente, es el uso de tampones. Mi ginecólogo me recomendó pasar a la copa menstrual para evitar más daños. No me quiso aconsejar marcas aunque le pregunté específicamente por el tema,  me dijo que cualquiera.

copa menstrual, tampones, displasia cervical, menstruacion, maternidad

Aunque al principio no empecé con buen pie con las copas menstruales entre elegir mal el modelo y talla y el tema de colocación y hasta dónde hay que introducirla, he de decir que al tercer mes ya fue todo mucho más fácil. Ya sabes cuánto aguanta, cómo te la pones y quitas de forma más cómoda y ya te olvidas de que la llevas. Pero sobre todo sabes que es que llevas dentro un producto de silicona de grado médico, que no te está haciendo daño, que no te irrita ni reseca y que no está poniendo en riesgo tu salud.

Por cierto, ya me han llamado para darme los resultados de la biopsia y puedo decir que estoy sana, que mi displasia cervical ha desaparecido (después de 6 meses de tratamiento) y que no vuelvo a usar un tampón ni jartica de coca cola.

Ya sabéis que si no queréis perderos nada podéis seguirme en facebook y en twitter y que siempre es un placer leer vuestros comentarios.

Cristina Prieto

Madre loca e inquieta a la que le encanta escribir y compartir las experiencias y vivencias que me ha traído este desbordante mundo de la maternidad. Mi máxima: EL HUMOR. Porque con humor se vive y se aprende mejor.

9 comentarios:

  1. Yo utilicé la copa la semana pasada por primera vez y me fue genial, me sorprendió gratamente, aluciné porque no se escapa ni una gota y porque no molesta ni se nota nada. La compré en una web donde te hacen un test inicial para recomendarte el tamaño más adecuado, y la verdad es que han acertado totalmente. Encantadica estoy!
    Ah, enhorabuena por los resultados de la prueba!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro muchísimo!! Dar de primeras con una que vaya bien es una gran suerte y algo que da mucho ánimo para seguir usándola. ¿Qué marca es? Si se puede saber... así si alguna por aquí tiene interés puede ir comparando ;)
      Besotes!!!!

      Eliminar
    2. Es marca Naturcup, me costó 25,30€ más 3,99€ de gastos de envío.

      Eliminar
  2. Y al final que marca te fue mejor... Yo tengo 2 y no me van nada bien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi segunda compra fue la Lily Cup Compact de Intimina y estoy encantada. Yo elegí el modelo grande por haber tenido dos partos vaginales y bueno, ya ves en las fotos que muy grande no es. Además, como se pliega y viene en una cajita llevarla en el bolso sin que nadie sepa qué es me parece algo ideal.
      ¿Cuáles has probado tú?
      Besotes

      Eliminar
  3. Me dijeron que los tampones y las compresas aunque sean de algodón tienen pesticidas y que por eso pican. Y que lo mejor son las de tela o la copa menstrual.

    Me alegro de que estés mejor guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo compresas de verdad que no, que me irrito solo con verlas. Y el tema tampax de verdad que con el susto que me he llevado y los meses que he pasado tampoco. Me quedo con la copa de silicona que por lo menos sé que no corroe las entrañas.

      Muchos besos!!

      Eliminar
  4. me alegro que lo de tu displasia este mejor, y en cuanto a la copa yo tengo una pero para la calle no me atrevo, porque pienso que se me puede escapar o manchar, sera cuestion de seguir probando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, guapa! Si en casa no tienes problemas tampoco deberías tenerlos en la calle, yo creo que es quitarnos el miedo y no preocuparnos tanto.
      Un abrazo!

      Eliminar