¡Niño! ¡Que no cojas mierdas del suelo!

Yo no sé qué manía tienen los peques con coger todo lo que van encontrando por la calle. Que sí, que ya sé que son curiosos, que tienen que investigar, que tienen que recoger tesoros, que nos tienen que llenar el bolso con piedras para su colección... pero hay cosas que tienen tela y que no sé ni cómo se les pasa por la cabeza cogerlas.

Os cuento: la otra noche, mientras mi marido se llevaba a la peque a dormir porque ya eran horas, yo me bajé con Adri a pasear a la perra porque le encanta y se siente muy orgulloso de llevar la correa de su perrita. Ya en la calle, no habían pasado ni 5 minutos desde que bajamos, llegamos a una zona donde hay bastante césped, no pasan coches y es ideal para que los perros estén sueltos sin peligro y puedan jugar un poco. 

Hay dueños de perros que son unos cerdos que son un poco despistados y a veces no se acuerdan de embolsar y desechar los "premios" de sus peludos y se quedan tirados por el suelo y pasan cosas como la que sigue:

- Cuidado, Adrián, que hay una caca en el suelo...
- ¿Esto, mamá?

Sucedió como a cámara lenta. Mientras preguntaba se iba agachando con su mano extendida mientras yo miraba espantada y chillaba NOOOOOOOOOOOOOOOOOOO. Toma ya. Llamadlo como queráis: caca, mierda, truño, tordo, mojón. En la puñetera mano de mi hijo estaba. Y claro, yo, madre impulsiva, repugnada por tal escena perdí todo norte de crianza respetuosa, de no gritos, bla bla bla. Vamos, que lo de "cariño, mi vida, mi amor, mi tesoro... lo que tienes en la mano es un mojón de perro y no lo debes coger" me lo salté. En su lugar le metí tal manotazo para que soltara aquello que la mierda salió disparada a tal velocidad que algún record tuve que batir. 

Mi hijo se quedó parado y solo atinó a decir:

- Aaaahhhhhh mamiiiiii, ¡animal!

Cuantísima razón. Criatura. Me disculpé y le pregunté que cómo se le había ocurrido coger eso cuando claramente le había dicho que era una mierda. Mi hijo, ese mismo que hace arcadas cuando su hermana se tira un pedo. Ese mismo niño que amaga con vomitar si ve un pis. Ese mismo que siempre está olfateando el ambiente mientras dice "¿a qué huele? huele mal". El mismo hijo. Tócate los pies.

coger cosas del suelo, humor, maternidad, mierda, niños, trastadas,

-Pero si no me he manchado, mami, ¿ves??

"Menos mal" que la mierda estaba seca (bendito calor) porque solo hubiera faltado un plastón pringoso.

Seguimos con el paseo, pero no toques nada más, niño. Ya cuando lleguemos a casa te lavo las manos con lejía. Qué asquito.

Siguiente altercado. ¿Cuánto ha pasado? ¿Otros 5 minutos? Saltamontes o primo hermano (me la trae al fresco que fuera una cigarra, una langosta, un grillo o lo que fuera) que nos ataca y se engancha a la camiseta de mi querido hijo. Joder. Yo, que tengo pánico a los insectos, a todo lo que vuele o salte y pueda perder de vista. Pero pánico de llorar, gritar y de que me pueda dar un ataque de ansiedad en cero coma). Primer impulso: salir corriendo y gritando como una loca. Efecto real: sacudir a mi hijo para desprender al osado bichejo y retirarnos de la zona de guerra en la que se estaba convirtiendo el puñetero parque.

-¿Ya se ha ido, mami?
-Sí, ya está. Anda, vamos deprisa antes de que pase algo más...
-Tengo miedo, mami, ¿y si viene otra vez el saltamontes y se me vuelve a agarrar?

Pues me iré corriendo y dejaré que te las apañes. Venga no, no vamos a decirle eso ni en broma, que le da algo...

-No te preocupes, que ya no viene más.
-Dame la mano, mami, que tengo miedo.
-¡Y una leche! 

Vamos, hombre, le voy a dar la mano después de haber cogido el mojón. Ya le agarro del bracito y venga, tirando para casa que me está dando un ataque y no sé si es de risa o de locura. Joder qué paseo entre el truño y el bicho. Demasiado para mí.

¿Soy la única desgraciada a la que le pasan estas cosas?? ¿Alguno de vuestros peques ha cogido alguna vez una puñetera mierda por la calle? Dadme consuelo y ánimo, que falta me hace...

Ya sabéis que si no queréis perderos nada podéis seguirme en facebook y en twitter.

Cristina Prieto

Madre loca e inquieta a la que le encanta escribir y compartir las experiencias y vivencias que me ha traído este desbordante mundo de la maternidad. Mi máxima: EL HUMOR. Porque con humor se vive y se aprende mejor.

4 comentarios:

  1. Jajajaja sí esque los peques nos vuelven loquitas a veces !!

    A mí los bichitos también me dan cosa, una vez dntró un saltamontes verde en casa y casi me da algo xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo loca ya estaba. Ahora tengo momentos en los que tengo un pie en el psiquiátrico... jajajaja

      Eliminar
  2. jajajajaja. Me encanta! Menudas aventuras! Y no sabía yo lo de los bichos maja, pero si no les cabes en el estómago ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No sabías lo de los bichos? Seguro que algún grito mío te ha llegado de fondo alguna vez... jajajajaja

      Eliminar