Vacaciones en familia en la Fundación Pere Tarrés

Pues ya se ha acabado lo bueno: las vacaciones (muy muy breves), la playa, el descanso, la desconexión... y toca volver a la rutina con todo lo que ello conlleva: trabajo, carreras, jornadas agotadoras... Es lo que hay. Pero nos quedamos con lo bueno, que ha sido repetir vacaciones en la Fundación Pere Tarrés.

Conocí la Fundación Pere Tarrés el año pasado por una acción conjunta con Madresfera (tenéis el post aquí). Había un concurso y el premio era una estancia en una de sus casas de colonias y no nos tocó, claro está. En un principio nos íbamos a quedar sin vacaciones un año más pero a última hora decidimos que nos merecíamos unas vacaciones aunque fuera en modo low-cost. Y allá que fuimos. Solo fueron 3 días pero quedamos tan encantados que este año hemos repetido.

vacaciones, vacaciones en familia, fundacion Pere Tarres, Artur Martorel, planes con niños, viajar con niños, maternidad

Estos dos años hemos ido a la casa de colonias Artur Martorell, en Calafell y no será el último año que vayamos. Nunca antes había tenido experiencia con casas de colonias y, posiblemente, de soltera no hubiera sido una opción para mí. Yo estaba acostumbrada a que si me iba era a hotel y a lo grande. Esto no tiene nada que ver y no es para ir de "señoritos".

Os explico por puntos:

Es una casa de colonias donde se da cabida a familias y personas de diversidad funcional. Voy a ser muy clara y no voy a ser políticamente correcta: el año pasado vi a padres torciendo el morro porque chavales con síndrome de down entraran en el comedor de familias o porque se acercaban a sus cachorros. Había personas con síndrome de down, autismo, dependientes, en sillas de rueda, etc. A mí me pareció maravilloso que mis hijos convivieran con ellos esos días. Me encantó ver a mi hija con 2 años jugando con una niña autista de unos 10 con la que se entendía a la perfección sin necesidad de hablar. Me encantó que este año mi hijo abrazara de forma espontánea a un adulto con síndrome de down como respuesta a un beso de él en su mano. Me encanta que mis hijos vean otras realidades, otras vivencias, otras experiencias y que no hagan distinciones ni tengan prejuicios. Hay personas que no lo llevan bien y no hay vuelta de hoja, sencillamente en ese caso no les recomiendo estas casas de colonias.

Las familias se alojan en unos dormitorios amplios con literas donde pueden dormir hasta 8 personas y hay baño dentro de la misma habitación. Solo hacen el baño a diario. Las camas y la limpieza es cosa de cada familia.

Hay horarios fijos para cada comida. No es como en los hoteles que te dicen "de tal hora a tal hora". No. Se desayuna a las 9, se come a las 13:30, se merienda a las 17 y se cena a las 20:30. Y a mí me encanta porque nosotros llevamos un horario realmente muy similar en casa.

La cocina es casera y se adapta a todo tipo de alergias e intolerancias, simplemente hay que avisarlo y en cocina se encargan de modificar ligeramente los ingredientes de los platos. El menú es fijo con su primero, segundo y postre pero os garantizo, que yo soy de lo más raro y asqueroso del mundo para comer (del estilo "no-me-saques-de-los-huevos-fritos-con-patatas") y allí como de lujo. 

Cada familia se encarga de prepararse la mesa, recogerla y limpiarla al acabar y de barrer su zona. Y también me parece estupendo, sobre todo cuando veo a peques que ayudan aunque este año mis hijos bien poco han hecho.

Hay una sala familiar donde poder pasar el rato con juegos de mesa, pintar, hacer manualidades y hay una neverita donde poder dejar algún yogur o zumos para los peques, que viene genial. El año pasado incluso hicimos una noche de cine ahí y este año la hemos hecho al aire libre.

vacaciones, vacaciones en familia, fundacion Pere Tarres, Artur Martorel, planes con niños, viajar con niños, maternidad
Estas son fotos de un teatro y una actividad del año pasado. 

Hay monitores que preparan actividades para hacer con las familias o solo con los peques. Nosotros por norma las actividades de las mañanas no las hacemos porque nos vamos a la playa y el año pasado no hicimos ninguna salida en familia porque mis hijos eran muy pequeños y sabiendo cómo son era misión imposible. Este año sí hemos hecho dos visitas culturales y hemos salido bastante contentos para lo que podría haber sido.

vacaciones, vacaciones en familia, fundacion Pere Tarres, Artur Martorel, planes con niños, viajar con niños, maternidad
Castillo de Calafell, playa y Ciudadela Ibérica de Calafell

Los peques se lo pasan en grande con los monitores, les encantan las visitas del Pirata Tim, las búsquedas de tesoros, las manualidades... y los padres estamos tranquilos y podemos relajarnos un rato porque sabemos que están en muy buenas manos.

Y ya la rematadera es cuando hay feeling con otras familias con las que coincides y ves como los peques juegan mientras los adultos podemos charlar a gusto, compartir vivencias, experiencias e, incluso, intercambiar los teléfonos para poder seguir en contacto. Es realmente bonito.

A nosotros nos encanta este sitio, nos encanta esta forma de convivencia en vacaciones y volveremos en cuanto podamos porque nos compensa en todos los sentidos. Mis hijos no se hubieran vuelto a casa y eso lo dice todo.

Ya sabéis que si no queréis perderos nada podéis seguirme en facebook y en twitter.

Cristina Prieto

Madre loca e inquieta a la que le encanta escribir y compartir las experiencias y vivencias que me ha traído este desbordante mundo de la maternidad. Mi máxima: EL HUMOR. Porque con humor se vive y se aprende mejor.

2 comentarios:

  1. Pues me parece una experiencia muy positiva para todos. Me alegro de que hayáis disfrutado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros allí hemos estado muy muy a gusto. Los peques se relacionan, hacen actividades, conocen otras cosas. Sencillamente genial!

      Eliminar