No escribo a cambio de publicidad

Parece que a veces toca recordar que quienes escribimos no vivimos del aire. Que escribimos porque nos gusta hacerlo pero que cuando se hacen colaboraciones con terceros es porque hay un interés, un algo que nos mueve. Ya escribí un post hace tiempo sobre este tema (lo podéis leer aquí) pero en vista de los numerosos correos que recibo últimamente toca refrescar el tema.

"Hola, nos gusta cómo escribes, ¿por qué no nos escribes algo y a cambio te hacemos publicidad?"

Cada vez que leo un correo similar me sigo quedando ojiplática. Sí, después de tanto tiempo y después de tantos correos y colaboraciones. En serio... ¿cómo se le puede pedir a alguien que dedique tiempo y esfuerzo en realizar un trabajo a cambio de compartirlo en las redes sociales? ¿Desde cuándo compartir algo o hacer publicidad es moneda de cambio? Coño, yo no voy al carnicero y le pido un kilo de ternera a cambio de publicidad. Es que no se le ocurre a nadie. El carnicero tiene que pagar su cuota de autónomo, gastos, su trabajo, etc. A mi me pasa igual, qué queréis que os diga. Yo no le puedo decir al estado "eh, que mi cuota de autónoma a cambio de decir lo bien que funcionáis". O al banco le digo que la hipoteca me la perdone a cambio de compartir sus productos en mis redes sociales. Oye, que igual pruebo a ver si suena la flauta.

escribir un post a cambio de publicidad, blogging, blog, pago por post

A ver, que yo entiendo que haya quien no tenga presupuesto para un post patrocinado pero leches, véndemelo de otra manera. Explícame lo interesante que es el tema, lo novedoso, la cantidad de personas que hay interesadas en lo que ofreces. Cuéntame mil milongas pero no me pidas que haga un trabajo y cambio tú pinchas el botón compartir. Es tener mucho rostro...

Lo más gordo es que algún alma cándida morderá el anzuelo. Porque sí, porque hay quien aún no se ha dado cuenta de que esto de escribir es un trabajo para muchas personas, aun cuando no sea el trabajo principal. Y porque el que alguien te comparta hace ilusión, ¿verdad? Porque igual así se llega a más lectores y alguno se quedará.

Bueno, pues no es mi caso. No tengo cientos de miles ni de lectores ni de seguidores. Tengo poquitos-miles y encantadísima de que estén ahí, riendo y pasando el rato con mis historias. Con ésta no sé si reirán o llorarán. 

La cuestión es que ya lo he dicho por activa y por pasiva. Que cada uno trabaja en lo que trabaja y lo hará por gusto o porque no le queda otra, pero a fin de mes todos ponemos la mano para el día 1 del mes siguiente soltar la pasta de los pagos. Esto es el coger con una mano para soltarlo con la otra. Y que un blog no es una ONG, ni la persona que está detrás vive del aire.

Cuando a mi me llegan mails del palo que estoy contando debería mandarlos a papelera sin pestañear pero me pueden las ganas de contestar. A ver si a fuerza de decirlo algo se queda... Hay quien no vuelve a responder ante semejante corte pero otros te dicen "claro, lo entiendo, ¿y si a cambio te ofrecemos una compensación económica?". Joder, es duro que te tomen por tonta de primeras. Es duro ir con la escopeta debajo del brazo continuamente. Es duro hacerte valer. Muy fuerte.

Amigas blogueras, no os puedo decir que no aceptéis semejantes propuestas, es cosa vuestra. Lo único que os pido es que os hagáis valer, que nos hagamos valer. No seamos tan blanditas, que no nos favorece en nada.

Ya sabéis que si no queréis perderos nada podéis seguirme en facebook y en twitter.

Cristina Prieto

Madre loca e inquieta a la que le encanta escribir y compartir las experiencias y vivencias que me ha traído este desbordante mundo de la maternidad. Mi máxima: EL HUMOR. Porque con humor se vive y se aprende mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario