Galaxia en un bote de cristal

Una de las chorrocientas mil formas y versiones de los frasco de calma puede venir de la mano de una galaxia en un bote de cristal. Ya sabemos que a los peque el brilli brilli les mola mil (aunque las madres pensemos que es un invento de Satán) y que les relaja ver flotar particulillas en un elemento líquido.



A mi hijo en particular le llama bastante el tema del espacio, las estrellas y demás, supongo que como a muchos peques. Ya hicimos hace un tiempo una galaxia en unas zapatillas y ahora tocaba en un bote de cristal. Hacerlo es lo más fácil del mundo:

galaxia en un bote, galaxia en un frasco, DIY, manualidades, manualidades fáciles, manualidades infantiles, nebulosa, galaxia, frasco de calma,


MATERIALES

  • Bote de cristal
  • Algodón
  • Purpurina de distintos colores (azules, rosas, morados...)
  • Purpurina en forma de estrellas (también de distintos colores)
  • Colorante alimentario azul
  • Agua
  • Un palito

galaxia en un bote, galaxia en un frasco, DIY, manualidades, manualidades fáciles, manualidades infantiles, nebulosa, galaxia, frasco de calma,


¿CÓMO SE HACE?

  • Echamos varias gotas de colorante en el agua que vayamos a usar para empapar el algodón y así lo tenemos preparado.
  • Poco a poco vamos poniendo trocitos de algodón dentro del frasco y lo mojamos con el agua con colorante. A su vez iremos echando purpurina y estrellitas y con el palito iremos empujando el algodón para compactarlo y procuraremos que el brilli brilli quede en la parte del exterior para que se vea bien.
  • El sistema es de repetición: Algodón, humedecer, purpurina y compactar. Y así hasta llegar hasta el borde del frasco de cristal.
  • Para que quedara más bonito nosotros hemos usado pintura en spray para pintar la tapa del frasco.
  • Si queréis que no se pueda abrir podéis sellarlo con un pegamento fuerte antes de enroscar.


Como podéis ver la complicación es 0 y queda muy chulo hasta para decorar una estantería. Los peques se van a pegar un buen rato entretenidos porque lleva su tiempo y es una forma fabulosa de echar una tarde y de trabajar su capacidad de concentración y su pulso. También es interesante que si hay más de un peque trabajando en el mismo frasco haya un adulto que medie ante posibles discusiones por usar el mismo bote de purpurina a la vez, por eso de que no vuele la purpurina y se convierta la casa entera en el jardín de las hadas... bueno, ¡qué tontería! trabajando con purpurina eso va a ocurrir igual ;D

¿Qué os parece? ¿Os animáis a hacer una galaxia en un bote de cristal?

Ya sabéis que si no queréis perderos nada podéis seguirme en facebook y en twitter.

Cristina Prieto

Madre loca e inquieta a la que le encanta escribir y compartir las experiencias y vivencias que me ha traído este desbordante mundo de la maternidad. Mi máxima: EL HUMOR. Porque con humor se vive y se aprende mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario